Posted by in letras ciudades

por jugarme aquellos labios
carlosuárez

pongámosle silencio a la palabra, hagamos de esta noche algo mejor
robémosle al reloj la madrugada y pídele otra ronda al corazón
que hoy vine pa’ quedarme, prepara vino y mesa para dos
apúrate las ganas, adviérteme la boca… y quítame la ropa

mi norte al sur, tus dedos en mi espalda dibujan atropello a la razón
tiembla tu voz, la luna anda descalza y hay cantos de sirena en el balcón
hoy no hablaré del tiempo, descuidaré de versos la prisa de tus besos

ahora que mueres por mí
ahora que vierto de acordes nuestras ganas de reír
ahora me quedo a vivir
me encontré a un paso de ti por jugarme aquellos labios

ahora que siempre es que sí
ahora que supe entenderte sin tu ‘nada que decir’
ahora que andamos de suertes
hoy me quedaré a quererte, ven y juégate esos labios

y ahora quiero a corazón abierto ven y arráncame verdades
te juro este presente que otro abril no puedo darte

vamos, tápame los ojos
que no quiero mirarte
ven a cerrarme la boca
prefiero adivinarte

ahora que no hablan de mi
tus vecinas del primero ni el cabrón de tu abogado
ahora que esperas de ti
la mitad de lo que fui

Cuando los cuerpos ya no saben dónde están, cuando nuestras bocas ya han perdido el pasaporte y viajan sin frontera por el vientre.

Cuando la noche muda a través de nosotros y lo inesperado es sólo una forma del lenguaje.

Cuando la ropa va dibujando un solo mapa por el suelo y la piel es el lugar donde se activa un paisaje.

Cuando nos desabrochamos la cordura tú a mí, yo a nosotros, y el proyectil vuela e impacta sobre todos los que piden sensatez.

Correrse es la forma más bella de espantar a la soledad, de desalojar de entre las piernas a la angustia.

Una mujer. Un hombre. Dos mitades de un mismo orgasmo y una cama masacrada y las sábanas perdiendo la calma, que piden un bis, que gustosos, tras recuperar el aliento, le volveremos a conceder.

Roma
Marwan